lunes, 5 de noviembre de 2012

TEFLÓN



TEFLÓN

(POLITETRAFLUORETILENO)



Politetrafluoretileno (P.T.F.E.). Plástico que en forma de lámina se adhiere a la cara superior del bloque de elastómero para que en el caso de los apoyos deslizantes, deslice sobre ella la placa de deslizamiento. 


¿Quién descubrió el Politetrafluoretileno (Teflón)?


El químico suizo Roy J. Plunkett descubrió accidentalmente, mientras trabajaba en una investigación para la compañía DuPont, la resina de politetrafluoretileno (PTFE). Este material, resistente al calor y a los agentes químicos, fue sintetizado por primera vez el 6 de abril de 1938 y se comercializó con el nombre de teflón en 1950.
¿Cuentanos Roy?
 

  
Leamos al propio descubridor (traducción libre al español):
Para la solución de uno de mis problemas, estaba interesado en la producción de Tetrafluoroetileno (TFE o Freon 1114). Hasta entonces el TFE solo había sido sintetizado en pequeñas cantidades en estudios de laboratorio. Yo quería disponer de unas 100 libras de este material.
Después de unos cuantos experimentos de laboratorio, yo había diseñado una planta piloto para la producción de la cantidad de TFE deseada a partir del Diclorotetrafluoroetano.
El TFE fue colocado en cilindros y guardado en una caja refrigerada con CO2 sólido (nieve carbónica).
Para la investigación que estaba desarrollando necesitaba hacer reaccionar el TFE con otros reactivos químicos para producir nuevos compuestos.
Un día, con la ayuda de mi ayudante Jack Rebok estaba vaporizando TFE desde un pequeño cilindro que contenía aproximadamente 2 libras de TFE. El TFE gaseoso que emergía desde un cilindro situado en el plato de unabalanza era pasado por uno medidores de flujo e introducido en la cámara de reacción donde el TFE reaccionaba con otros productos químicos.
Ese día en particular, poco después de que el experimento comenzara, mi ayudante me avisó de que el flujo de TFE se había detenido. Comprobé el peso del cilindro y me encontré con que contenía una gran cantidad de material de lo que yo creía que era TFE. Abrí la valvula completamente e hice pasar un alambre por la válvula de apertura, pero el gas no salía. Cuando sacudí el cilindro y me di cuenta de que material sólido dentro, quité la válvula y así pudo salir el polvo blanco del cilindro. Finalmente, con la ayuda de una sierra el cilindro fue abierto y salió una gran cantidad de polvo blanco.
En seguida fue obvio para mi que el TFE había polimerizado y que el polvo blanco era un polímero de TFE.
Siguiendo este descubrimiento, inmediatamente inicié los pasos necesarios para caracterizar el polvo blanco y determinar la forma por la que pudo formarse.
En unas pocas semanas, las pruebas de laboratorio mostraron que el polímero era inerte a todos los disolventes, bases y ácidos disponibles.
Mientras me daba cuenta de que el PTFE (politetrafluoroetileno, teflón) era un material inusual no sabía que hacer con él. Sin embargo fui afortunado por estar asociado con una compañía que tenía un gran interés en los polímeros y que mantenía varios científicos e ingenieros trabajando en el campo de la química de los polímeros.
Por tanto, pregunté a algunos de mis asociados en el Central Research Departement [en Wilmington, Delaware] a cerca de como caracterizar y estudiar el nuevo polímero. Enseguida desarrollaron técnica de laboratorio para la fabricación y uso del PTFE.
Evaluaciones ingenieriles y económicas sobre los costes de producción para el desarrollo de procesos de producción comercial y para los procedimientos de fabricación de productos útilES fueron tan desalentadores que fue difícil justificar el inicio.


APLICACIONES DEL TEFLÓN  

Entre las propiedades más sobresalientes del teflón se encuentran:
 A) Poseer un bajo coeficiente de fricción (< 0,1)
 B) Ser un material inerte y antiadherente
 C) Tener un punto de fusión medio (~342 ºC)
 D) Presentar excelentes propiedades dieléctricas y de aislamiento eléctrico.
El teflón posee un bajo coeficiente de fricción, inferior a 0,1. El coeficiente de fricción representa la facilidad o dificultad que poseen los cuerpos para deslizarse unos sobre otros o sobre cualquier superficie. Mientras menos resistencia opongan y más fácilmente se deslicen, más bajo será su coeficiente de fricción. Por ejemplo, el hielo posee muy bajo coeficiente de fricción, por lo que una pista de patinaje ofrece muy poca resistencia a los patines, que pueden deslizarse sobre una superficie lisa y helada con mucha facilidad. Por el contrario, si intentáramos patinar con los mismos patines sobre una acera de cemento (que posee un coeficiente de fricción mucho más alto), resultará prácticamente imposible deslizarse sobre esa superficie en comparación con la pista de hielo.

Al ser un material inerte, el teflón es también antiadherente. Esa propiedad lo hace muy resistente frente al ataque de infinidad de productos químicos; por esa razón presenta una alta resistencia al ozono, a los ácidos y bases concentradas o diluidas, a los hidrocarburos y a los disolventes orgánicos.

El comportamiento del teflón resulta ser excelente dentro de un amplio rango de variación de temperaturas extremas. Ese rango se mueve entre los 260 ºC (alta temperatura) hasta los –240 ºC (temperatura muy baja o de criogenización), sin que se alteren sus propiedades físicas. Por otra parte, su punto de fusión inicial es de aproximadamente 342 ºC.
Además de sus propiedades antiadherentes y su bajo coeficiente de fricción, el teflón posee también una alta resistencia, tanto a la humedad, como al paso del tiempo y a los rayos ultravioleta (UV). Del mismo modo su antiadherencia lo convierte en un material impermeable y de fácil de limpieza.

Las distintas aplicaciones del teflón son:
1.-PARA FONTANERÍA:
Puede encontrarlo en formato de hilo pero tal vez lo más común sea verlo y utilizarlo en el modo de cinta.
A efectos prácticos sepa que teflón se utiliza principalmente para hacer la junta de estanqueidad de una rosca. Basta con dar varias vueltas a la rosca con dicha cinta de teflón procurando que las vueltas queden bien firmes (véase la imagen).
El uso del teflón, como elemento para evitar las fugas en las uniones entre roscas, se va imponiendo poco a poco. En la actualidad se puede decir que, prácticamente, ha sustituido al esparto gracias, principalmente, a la limpieza que supone mientras que se realiza el trabajo, por la mejor presentación y su facilidad de aplicación.


2.-PARA BARRAS, TUBOS, PLACAS Y LÁMINAS:

El TEFLON® es un material de alta tecnología para ser utilizado en condiciones extremas.
Por sus extraordinarias propiedades antiadherentes, resistencia a los químicos, temperaturas extremas y por tener el más bajo coeficiente de fricción comparado con cualquier elemento sólido, es un material que ofrece numerosas aplicaciones en todo tipo de industria. Especialmente preferido por la Industria papelera, química, petrolera, eléctrica, nuclear, metalúrgica, farmacéutica, alimenticia, etc.
Teflones reforzados:
Además de la disponibilidad en múltiples presentaciones del teflón virgen, se cuenta con una línea de teflón con cargas especiales que le agregan propiedades o resistencias específicas para aplicaciones muy especiales.

3-AUTOMOCIÓN:


Cojinete de fricción DU de Karl Schmidt GmbH.
Los cojinetes de metal recubiertos con Hostaflon TF se ofrecen en distintas formas y medidas. Se caracterizan autolubricantes del Hostaflon TF. Se aplican alli donde se requiere un cojinete de funcionamiento sin lubricante como aceite, grasa o grafito, o también en aquellas ocasiones en que hay que cortar con una lubricación escasa o con medios corrosivos. Garantizan una alta duración, sin requerir mantenimiento alguno.



                                                                                
3-BANDAS INDUSTRIALES: 
 Las bandas tienen las siguientes aplicaciones:
-       Empaque y embalaje.
-       En la elaboración de tortillas y pastas como la pizza (alimentos precocidos).
-       Cocción y refrigeración de masa para elaborar pan.
-       Cocción y tratamiento de carne, pescado, frutas y verduras.
-       Estampado en prendas de vestir.
-       Fabricación de tapetes y alfombras.
-       Fabricación de productos especiales de madera.
-       Selladores y barreras anticontaminantes.
-       Secado en papel, cartón, serigrafía, impresos, metal, cristal, madera, plástico y textil.
 

4-OLLAS Y SARTENES ANTIADHERENTES:
Dentro de la cocina, no sólo necesitará acero inoxidable. En las sartenes y ollas, el teflón es perfecto para evitar que la comida se pegue. Además, ofrece el beneficio de proporcionarle una textura fina al alimento.  











5-TELAS Y MALLAS DE TEFLÓN:  
Distintas mallas y telas con distintas características de resistencia tanto mecánica como química.
                                              
6-MANGUERAS RECUBIERTAS DE TEFLÓN: 
Las mangueras son una de las más versátiles de la industria, cubierta con goma en teflón. Está diseñada para aplicaciones totales de flujo donde se requiere una máxima flexibilidad y peso mínimo.
Esta manguera en teflón, diámetro liso y cubierta en goma EPDM es fácil de manipular y resiste la abrasión y el ataque químico mientras facilita la limpieza. La cubierta de goma lisa hace que el operador tenga un agarre seguro y un manejo fácil.
     Descripción: MANGUERA RECUBIERTA DE TEFLÓN          Descripción: MANGUERA RECUBIERTA DE TEFLÓN        Descripción: MANGUERA RECUBIERTA DE TEFLÓN         Descripción: MANGUERA RECUBIERTA DE TEFLÓN         Descripción: MANGUERA RECUBIERTA DE TEFLÓN
 
7-OTRAS APLICACIONES: 


  • Placas selladoras
  • Rodillos Impresoras
  • Agitadores
  • Dosificadores
  • Rodillos Textiles
  • Matrices de Inyección
  • Rodillos antiadherentes
  • Etc.



PROBLEMAS AMBIENTALES DEL TEFLÓN.

 ¿Son seguras las sartenes antiadherentes? Las cazuelas y sartenes de aluminio recubiertas de TEFLON contienen ácido perfluoroctánico (PFOA), una sustancia química sintética que produce el acabado antiadherente y resbaladizo. PFOA es una sustancia que ha provocado mucha controversia por los problemas de salud que genera.

¿Tan peligroso es el PFOA?

En estudios realizados con animales se ha encontrado que el PFOA produce:

Cambios importantes en órganos incluyendo cerebro, próstata, hígado, timo y riñones, que denotan toxicidad.

Muerte de varios crías de ratas expuestas al PFOA.

Cambios en la glándula pituitaria en ratas hembra en cualquier dosis. La pituitaria controla el crecimiento, la reproducción y muchas funciones metabólicas. Los cambios en la pituitaria se consideran un signo de toxicidad.

Mayor riesgo de abortos, problemas de tiroides, sistema inmunológico debilitado y bajo peso de órganos.

PFOA se ha asociado con tumores en al menos 4 diferente órganos (páncreas, hígado, testículos y glándulas mamarias) en los animales testados, y se ha comprobado su implicación en el incremento de cáncer de próstata en los trabajadores de fábricas donde se produce PFOA.

Puedes estar comprometiendo no sólo tu salud sino la de tu familia y mascotas si sigues utilizando Teflón para cocinar.

En estudios comisionados por un grupo americano de Salud Medioambiental en sartenes antiadherentes se comprobó que en sólo 2-5 minutos se alcanzaban temperaturas que producían sustancias peligrosas. El recubrimiento de teflón comienza a desintegrarse y a eliminar toxinas a sólo 230 grados.

A los 360 grados (de 3 a 5 minutos), las sartenes antiadherentes liberan 6 gases tóxicos, incluyendo dos carcinógenos, dos contaminantes globales y MFA, una sustancia química mortal para los humanos a dosis bajas. Los vapores desprendidos al usar estas sartenes a temperaturas bajas pueden causar también la muerte instantánea de los pájaros que tenemos en casa. Esta afección, denominada ‘teflón toxicosis’ produce hemorragias en los pulmones de los pájaros que se han expuesto a gases de teflón, inundándolos de fluidos, provocando una muerte a ti o a tu familia.

Incluso DuPont, el fabricante de Teflón reconoce que el humo puede provocar una enfermedad que denominan “fiebre de humo de polímero”. Los síntomas son: fiebre entre 38 y 40 grados, opresión en el pecho, dolor de cabeza, tos, escalofríos y dolor de garganta.

Aunque la marca más conocida de estos productos es Teflón, el resto de las marcas que tienen productos antiadherentes también contienen el mismo recubrimiento tóxico.

Se han detectado tanto sulfonato de perfluorooctano (PFOS) como ácido perfluoroctánico (PFOA) en la sangre de humanos y animales en todo el mundo, lo que ha provocado una creciente ola de investigaciones científicas. Un estudio realizado en el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Estados Unidos detectó PFOA en casi un 98% de la población.
Estas sustancias químicas alcanzan al feto en el útero, y se cree que están relacionadas con decrementos en la talla y el peso de los recién nacidos, según dos estudios de la Universidad Johns Hopkins (el estudio del 2007 detectó PFOA en fetos y en un 100% de todos los recién nacidos examinados).

El aluminio y el acero inoxidable también tienen problemas asociados.

Tampoco es recomendable cocinar con sartenes o cazuelas de aluminio.El aluminio es uno de los principales factores de riesgo de Alzheimer, puesto que se acumula en el cuerpo, principalmente en el cerebro. El aluminio es un metal reactivo, lo que quiere decir que reacciona con comidas ácidas (como el tomate) y saladas, liberando aluminio a la comida. El aluminio también se traspasa a la comida cuando tenemos sartenes o cazuelas ralladas de las que se han desprendido trozos de teflón con el uso.

El acero inoxidable contiene níquel, cromo, molibdeno, carbón y otros metales. Las personas con alergia al níquel deben evitar los utensilios de cocina de acero inoxidable.

Las cazuelas y sartenes de cobre pueden dar lugar a intoxicación de cobre. El cobre es un potente cancerígeno. La principal fuente de contaminación son las tuberías de cobre del agua corriente en las casas. Seguiremos ingiriendo cobre aún cuando pongamos un filtro en el grifo de la cocina. La solución en este caso en instalar el filtro para toda la casa que recomienda la doctora Clark.

Otra opción son las sartenes de hierro colado, pero cualquiera que las haya usado conoce sus muchos inconvenientes. Además de ser pesadas y difíciles de manejar, la comida se pega con mucha facilidad y se oxidan si no se lavan inmediatamente después de usarlas. Por otro lado, en hombres o mujeres que no menstruan puede producir una acumulación de hierro en el cuerpo muy peligrosa. El hierro (el inorgánico -metal-, no el orgánico que contienen los alimentos) es un oxidante muy peligroso, y afecta principalmente al hígado. El único material inerte (que no desprende toxinas) es el vidrio. Lo que recomiendo es usar recipientes tipo pirex con tapa, y cocinar en el horno a baja temperatura (unos 110 grados) para minimizar la pérdida de nutrientes que se produce al cocinar. Por supuesto, no hay que usar nunca microondas. Los inconvenientes de los hornos convencionales es que al cocinar a baja temperatura se necesita más tiempo y gasta bastante electricidad. Por otro lado, no se cocina todo el alimento por igual, quedando lo de afuera cocinado y lo de dentro crudo. La mejor opción es el horno de convección, que gasta mucha menos electricidad, y además, al utilizar aire por convección, los alimentos se cocinan por igual tanto por dentro como por fuera. Con este método de cocción no es necesario emplear aceite para cocinar.


COCINAR CON TEFLÓN 


El material anti-adherente más a la moda actualmente es el teflón, un producto que se suponía inocuo. Pero los consumidores ya vamos sabiendo que cuando un producto se declara inocuo, eso significa que lo es hasta donde se sabe. De acuerdo con lo descubierto en recientes, es necesario utilizarlo con cierta precaución.

A partir de los 370 grados el teflón libera hasta 15 gases tóxicos, dos de los cuales son de naturaleza cancerígena. ¿Quién pone la sartén a esa temperatura? Se preguntará más de una. A lo que cabe responder ¿y quién no se ha dejado nunca la sartén en el fuego? Y otra pregunta: cómo sabemos que no hay interacción entre el aceite hirviendo y el teflón?

Cuando el teflón se calienta por encima de los 240º, las emisiones pueden acabar con la vida de un pájaro que se encuentre cerca. El pájaro resulta afectado es porque su escaso peso requiere una dosis mucho más pequeña para que el tóxico sea letal. A nosotros nos haría falta una mayor exposición para que realmente nos afecte. Pero este dado debería ser suficiente como para tomar ciertas precauciones, mientras se descubre más acerca de la seguridad del teflón.

TOXICIDAD EN LOS GASES

Las típicas sartenes recubiertas con teflón que utilizamos a diario para cocinar alimentos encierran más peligros de los que pensamos. A los riesgos habituales de preparar la comida con aceite muy caliente debemos añadir ahora los derivados del calentamiento del teflón, material que a temperaturas superiores a los 370 grados libera 15 gases tóxicos, entre los que se incluyen dos de naturaleza cancerígena.
Aunque todavía no existan pruebas fehacientes de que dichas emisiones sean dañinas para el ser humano, no ocurre lo mismo con otras especies animales, donde la contaminación está demostrada. Y así lo certificaron unos documentos internos de la compañía americana DuPont, productora de teflón, donde se afirmaba que si este material se calienta por encima de los 240 grados la toxicidad de sus partículas puede acabar con la vida de un pájaro.
«Si un pájaro de compañía está lejos de la cocina mostrará signos febriles, pero si está cerca morirá ante el sobrecalentamiento del teflón», asegura Darle Styles, veterinario de la Universidad de Texas, al diario ‘USA Today’. A la vista de estos datos, el Environmental Working Group (Grupo de Trabajo sobre el Medioambiente) ha exigido al gobierno americano que tome medidas detallando por medio de una etiqueta en cada producto que contenga teflón los riesgos potenciales para la salud que puede tener este material.
«Si su humo puede matar pájaros ¿qué puede hacer este humo con nosotros», se pregunta Jane Houlihan, vicepresidenta del grupo que ha denunciado el caso. Según sus declaraciones, recogidas en ‘CNN.com’, los 260 grados son alcanzados con mucha facilidad en la mayoría de las cocinas. Su opinión ha sido rápidamente contradicha por un oficial de la compañía que ha asegurado que dicha temperatura raramente es alcanzada en las cocinas de los hogares. Hasta la fecha no se han realizado estudios a largo plazo sobre los efectos de las emisiones del teflón en humanos. No obstante, parece que el excesivo calentamiento de éste y otros materiales antiadherentes provoca en las personas síntomas de fiebre, dificultad respiratoria, escalofríos y dolor de garganta.
«Desconocemos los efectos adversos a largo plazo asociados con este material, pero si así fuese el caso ya lo habríamos dado a conocer», asegura Cliff Web, portavoz de DuPont, en ‘USA Today’. Aunque esta empresa reconozca que cocinar a más de 260 grados es perjudicial para los pájaros, siempre ha negado el efecto negativo en humanos porque, según sus datos, a esa temperatura los agentes químicos que podrían ser dañinos para el hombre todavía no se han desprendido. La compañía recomienda que cuando se utilicen sartenes de teflón se debe cocinar a bajo y medio fuego, pero esta recomendación resulta insuficiente para el presidente del Grupo de Trabajo sobre el Medioambiente, quien asegura que la recomendación a menudo dista mucho de la realidad y que «todavía estamos buscando a aquella persona que nunca haya dejado demasiado tiempo la sartén sobre el fogón».

En abril, la Agencia de Protección del Medioambiente emprendió un exhaustivo estudio para determinar la seguridad del agente C8, presente en muchos materiales, incluido el teflón. A la espera de los resultados, fuentes oficiales han declarado que se ha exagerado sobre la toxicidad de este material, ya que actualmente nadie dispone de ninguna prueba que confirme en humanos los efectos perniciosos a los que aluden varias asociaciones. Por otro lado, la compañía DuPont no es la primera vez que es acusada de omitir datos sobre los efectos contaminantes del teflón, pues ya en 1984 quedó demostrado que la empresa era consciente de que estaba contaminando la corriente de un río cercano a su fábrica, situada en el estado de Virginia.
Fuente: Diario "El Mundo", España
Mayo 26 de 2003



 VEAMOS EL SIGUIENTE VIDEO:


¿COMO CONTROLAR LA CONTAMINACIÓN POR TEFLON?


Por otro lado, freír los alimentos no resulta muy saludable, a no ser que se emplee Aceite de Coco, que además de sus numerosos beneficios, no se degenera (oxida) al calentarlo, como ocurre con el resto de aceites, incluido el de oliva.
Las cacerolas y sartenes ecológicas Green Pan antiadherentes sin teflón son la mejor alternativa al Teflón sin perder las propiedades antiadherentes como ocurre con el hierro colado o la cerámica tipo Le Creuset. Ligeras y fáciles de manejar. Además, de que no sea implantado como tal una alternativa severa y veras para el control de la producción y desecho de este polimero de caracter antiadherente, tan solo el 25% es reciclable, o reutilizado para su futura utilizacion, la cual la convierte como una alternativa para evitar la continuación por teflon. 





BIBLIOGRAFIA:

1.-(2011, 06). Registro De Comercializadores De Materiales A Reciclar Rg 284Rg 2849. BuenasTareas.com. Recuperado 06, 2011, de http://www.buenastareas.com/ensayos/Registro-De-Comercializadores-De-Materiales-a/2421437.html

2.-www.uv.es/~jaguilar/curioso/teflon.html

3.-www2.dupont.com/Teflon/en_US/index.html

4.-www.misrespuestas.com/que-es-el-teflon.html

5.-www.dietametabolica.es/teflon.htm










 AUTORES:
Contreras Frías Maricela
Hernández González María Selene
Pérez López Manuel Alejandro

1 comentario: